La Revolución Sostenible

La fast fashion se caracteriza por crear tendencias cuya esperanza de vida es apenas unos meses, y por lanzar a la venta prendas que se han elaborado de forma salvaje, sin respetar los ritmos naturales, los derechos de los trabajadores o la seguridad de los consumidores.

Este sistema generaliza la insatisfacción, pues nunca se puede ser totalmente “actual”, dando lugar a una especie de obsolescencia programada. Nos deshacemos de ropa a la que aún se le podría sacar partido si no fuera porque nos sentiríamos disfrazados con ella o porque el tejido con el que está elaborada no es de buena calidad.

El panorama descrito ha despertado lo que el Future Concept Lab ha denominado la Revolución Sostenible, principalmente fruto de una toma de conciencia en el consumo. Algunas pruebas de que esta reflexión se está llevando a cabo son los cambios en los hábitos. Por ejemplo, cada vez es más común decantarse por opciones sostenibles.

Un estudio revela que entre 2007 y 2011 los mercados sostenibles experimentaron un incremento del 39,2% en Reino Unido, porcentaje que se prevé que alcanzará el 40,5% entre 2012 y 2016.

gloriabendita.es

El protagonista de este cambio es el llamado nuevo consumidor. Se trata de un rol social especialmente consciente del valor de su compra, por lo que es más exigente y demanda productos de calidad. Consume de forma responsable, interesándose por el etiquetado, en el que busca información sobre cada artículo: procedencia, indicaciones de uso, certificaciones ecológicas, etc.

La toma de conciencia viene acompañada de un conocimiento sobre su poder, de modo que penaliza a las marcas que no respetan sus expectativas. Este castigo puede proceder de negarse a consumir sus productos, o también a través de Internet, donde las redes sociales manifiestan el descontento de forma eficaz.

Otros rasgos de este nuevo consumidor es la capacidad adquisitiva media-alta y el nivel cultural alto. Quizá una de las decisiones más importantes en su acción de compra es guiarse por el “menos es más”, ya que busca productos duraderos, de buena calidad, que le permitan reducir residuos.

De esta forma, las empresas se ven obligadas a satisfacer esta nueva demanda, ya sea por convicción, obligación o ambas cosas. La transparencia comienza a ser un factor clave para ganarse el favor del consumo, garantizando una trazabilidad del proceso productivo y la resolución de dudas a través de múltiples canales, como las redes sociales.

Se introduce una reinterpretación de la relaciones entre el consumo y la marca, los cuales dejan de permanecer separados y se encuentran en continua interacción. Así, la empresa y el diseño incorporan las preocupaciones de la sociedad a sus prioridades, generando un resultado positivo para ambas partes.

gloriabendita.es

Desde sus comienzos, Gloria Bendita ha estado inmersa en esta Revolución Sostenible, abogando por el respeto al medio ambiente y a las personas; potenciando, concretamente, las alianzas con proveedores nacionales y la inserción laboral de personas con panoramas sociales difíciles.

¡Nos dirigimos a ese nuevo consumidor con total disposición! No sólo deseamos ofrecer un producto que satisfaga sus necesidades de calidad y diseño, sino que esperamos establecer una relación de confianza que haga posible el intercambio de opiniones.

¿Os unís a esta revolución?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>